...

REVISIÓN GRATUITA DE CASOS

Sin Honorarios a menos que usted cobre

CHAT

972-499-4813

REVISIÓN GRATUITA DE CASOS

Sin Honorarios a menos que usted cobre

CHAT

1er puesto – Nicholas Katz

1st place nicholas katz

Como dice el refrán, la familiaridad genera desprecio. Esto es lo que sentimos al conducir. La primera vez que cada uno de nosotros se puso al volante de un vehículo de motor se sintió intimidado por la responsabilidad, asustado por los riesgos y atento para asegurarse de hacerlo todo correctamente. A lo largo de los años de conducción perdemos cada uno de esos sentimientos, la responsabilidad, el miedo, el cuidado. La gente conduce distraída todos los días, pensando que lo impensable nunca les ocurrirá. Sin embargo, una fracción de segundo puede demostrarles que están fatalmente equivocados. Durante los últimos cinco años, he trabajado como agente de policía y como miembro del Equipo de Reconstrucción de Choques del Departamento de Policía de New Haven. He visto de primera mano las terribles consecuencias que pueden derivarse de una conducción distraída. He visto a las víctimas una y otra vez… el conductor desprevenido, el peatón parado en la acera, el ciclista, incluso un bebé en un cochecito al que empujan para cruzar la calle. He visto escenas sangrientas y he asistido a las autopsias.

He trabajado en puntos de control de conducción distraída, en los que nos centramos específicamente en los conductores que hablan por teléfono móvil y les imponemos infracciones. Estos puntos de control de conducción distraída y las campañas de aplicación específicas son un fracaso. No pueden detener la marea. La policía no puede estar en todas las carreteras en todo momento y los conductores saben que es improbable que los pillemos. La tarea de disminuir el número de conductores distraídos recae en todos los sectores de la sociedad. Los conductores tienen la responsabilidad inicial, pero el gobierno y las fuerzas del orden deben tomar medidas para garantizar que los conductores asuman esa responsabilidad. El primer paso es el reconocimiento y el análisis del problema. Múltiples estudios gubernamentales han demostrado los efectos negativos de la conducción distraída. A medida que el uso de la tecnología aumenta junto con los índices de siniestralidad, los gobiernos estatales han tomado medidas para combatir la epidemia. Muchos estados han prohibido el uso de teléfonos móviles en las manos de los conductores. Varios estados han aprobado leyes que prohíben específicamente el envío de mensajes de texto. Aunque esta ley es bienintencionada, a los agentes de policía les resulta difícil hacerla cumplir, ya que es casi imposible demostrar que alguien estaba enviando mensajes de texto mientras conducía.

Una vez aprobada una ley sobre conducción distraída, corresponde a las fuerzas del orden garantizar que los conductores la cumplen. En muchos departamentos, los problemas de personal hacen que se descuide la aplicación de las leyes sobre vehículos de motor. La aplicación de la ley es necesaria, pero sólo es una parte de la solución. Se requiere una mayor concienciación de la población en general. Deben explorarse otras vías para ayudar a la policía. Algunos estados han experimentado con señales de tráfico en las autopistas que notifican a los conductores las leyes estatales sobre conducción distraída y las consecuencias de infringirlas. Un enfoque más específico y potencialmente eficaz son las aplicaciones para teléfonos móviles que impiden automáticamente a los conductores utilizar el teléfono hasta que se detienen. Este podría ser el método más eficaz para prevenir la conducción distraída, pero depende de la dedicación del conductor a utilizar la aplicación.

El gobierno podría tomar medidas adicionales para animar a los fabricantes de teléfonos inteligentes a instalar automáticamente esta aplicación en todos los teléfonos y obligar a los usuarios a reconocer los riesgos de utilizar su teléfono mientras conducen. Aunque los conductores a los que no les importen los riesgos simplemente optarán por no utilizar la aplicación, podría servir para aumentar la concienciación y reducir la incidencia de la conducción distraída. Otro enfoque tecnológico podría consistir en utilizar vehículos para vigilar y controlar a los conductores. Algunas compañías de seguros ya utilizan un dispositivo telemático para controlar y registrar la información del conductor con el fin de ajustar las pólizas de seguro. La misma tecnología e información podrían utilizarse para evaluar a los conductores y detectar los efectos de la conducción distraída: incapacidad para mantener el carril, frenazos bruscos u otros indicadores de que el conductor no está prestando atención. Estas medidas podrían ser eficaces, pero son cada vez más intrusivas en la intimidad del conductor. Frente a todas las distracciones, debemos afrontar la posibilidad de que es poco lo que la sociedad puede hacer para incidir realmente en la conducción distraída sin afectar negativamente a las libertades civiles. Como muchos otros vicios de la sociedad, debemos sopesar el coste que tiene para la población frente al disfrute que recibimos de él y el coste que supondría regular el vicio.

La dedicación de los conductores es la parte más integral de cualquier reducción de la conducción distraída. La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carretera calcula que, en cualquier momento del día, unos 660.000 conductores manejan teléfonos móviles u otros dispositivos electrónicos mientras conducen en EE.UU. La conducción distraída es un problema real que no desaparecerá por sí solo. Todos debemos aceptar la responsabilidad de nuestros actos y poner de nuestra parte para ayudar a salvar vidas. La educación y la concienciación pueden ser la mayor ayuda para reducir la conducción distraída. Una mayor educación de los conductores sobre los riesgos a los que se enfrentan, incluyendo lesiones graves, muerte, cargos penales y responsabilidad civil, podría hacer que los conductores estuvieran menos dispuestos a tolerar esos riesgos. Mis experiencias al ver el trauma resultante me han hecho asegurarme de prestar siempre atención a la carretera, experiencias que permanecerán conmigo el resto de mi vida. Nunca olvidaré el impacto personal que mis experiencias han tenido en mí, y espero que nuestra sociedad pueda seguir tomando medidas para reducir las vidas que se pierden a causa de la conducción distraída.

OBTENGA SU CONSULTA GRATUITA

"*" indicates required fields

Consentimiento requerido*
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Hours of Operation

Monday:

Tuesday:

Wednesday:

Thursday:

Friday:

Saturday:

Sunday:

9:00 am – 5:00 pm

9:00 am – 5:00 pm

9:00 am – 5:00 pm

9:00 am – 5:00 pm

9:00 am – 5:00 pm

Closed

Closed

Although we are closed on nights and weekends, we are available 24/7 to speak with you about your case.